La masía
y la ermita de Nuestra Señora del Roser

Can Lleó es una finca familiar propiedad de la familia Lleó que está situada en Sant Martí Sarroca y da nombre a uno de los barrios del municipio. 

La finca consta de una masía con una bodega del siglo XVIII y una ermita familiar de 1750 (Ermita de la Mare de Déu del Roser).

La casa principal es de origen medieval y la bodega es de principios del siglo XVIII.  El primer documento donde se refleja la elaboración del vino es un inventario de 1751. El vino se fermentaba en tinas revestidas de cerámica, de cemento, o en barricas de 1216 litros (10 cargas), y se vendía a granel.

La bodega estuvo en funcionamiento desde siglo XVIII hasta el año 1986. En 2022 la familia decide cumplir el sueño de reformar la bodega y reactivar la elaboración bajo el nombre original de la finca, Can Lleó de Vilanoveta, con el objetivo de elaborar vinos con métodos tradicionales que reflejen la tradición centenaria de la antigua bodega. 

La masía de Can Lleó es de origen medieval con remodelaciones arquitectónicas durante los siglos XVIII y XIX que le dan su aspecto actual. Las cubiertas son de teja árabe y fueron reformadas en 2017. La masía es de planta rectangular y consta de planta baja, dos plantas y golfas. En la planta superior se encuentran dos galerías de medio punto y sobre ellas se alzan dos torres. La masía constaba de una casa anexa donde se alojaba la masovería que fue derruida en 1956.

La masía tiene anexa la ermita de Nuestra Señora del Roser construida en 1750 cuando era propiedad de Jaime Lleó. En 1766 se construyó una cripta familiar. La ermita es de una sola nave con un ábside de planta semicircular. La fachada tiene un portal de estilo neoclásico. Durante la guerra civil española la ermita fue incendiada y se perdió el retablo original de estilo barroco. En 1941 se construyó un retablo de estilo neoclásico del arquitecto Josep Brugal. En la actualidad se celebra misa en la fiesta mayor del barrio y durante eventos privados.